Bésame, Si quieres…

Pues no, que no ha habido manera. Me he sentado, he dado vueltas, he escuchado mil melodías, me hablado con la gente de aquí, he estado fuera hasta hace un ratito, incluso en un tablao flamenco, he comido algo de tapas a ver si se me inspiraba el estómago (aquí como debes saber, el puto aceite es el alma de la fiesta)(voy a volver con cinco quilos más, mínimo, joder…) Y ES QUE NO HAY MANERA de pensar nada claro ni de sacar nada. Estoy totalmente fría, destructiva y cansada del mundo. Y tampoco me apetece contarlo porque mucha gente está como yo, así que ya lo saben. ¿Para qué? Qué voy a escribir, pues discursitos que no puedo expresar con palabras. Abrazos que no se sabe por qué no me salen con mi familia, solo cuando me he despedido. Risas que no aparecen. Latidos que no se escuchan. Como siempre, mierdas que no llevan a ninguna parte, y ya no me salen ni historias. ¿Qué necesidad tengo yo de escribir nada? Qué sentido tenía que lo hiciese… Si, igual me vienes con el discurso de Maslow y todas las creencias que venian a resumirse a un dios, Uno mismo y su autorrealización y esas mariconadas. Pero eh, siempre se necesita lo mismo: Fe. ¡Y mira tú por donde! que FE es precisamente lo que a mí me falta, y no en Dios o en mí, sino en todo. En cualquier momento voy a pensar que la vida es un escenario, como diría Alaska. ¿Pero por qué me acompañan ahora estas creencias? ¿Este escepticismo? ¿Dónde ha quedado la ilusa? ¿Y el amor? ¿Dónde se ha ido el amor? ¿Y la magia?.-¡A la mierda…!- dice una vocecita dentro de mi cabeza…¿O será dentro de mi corazón? -No ¡tonta! tu corazón hace tiempo que dejó de latir-. Vale, dentro de mi cabeza. Ahora es cuando caigo, mientras mi madre me pregunta La Pregunta -¿Y esos abrazos con tu primo?- pues no me extrañan nada. Cuando te vienen de repente, te atraviesan más de una vez, te agarran por la cintura y te dicen -Prima, sabes que te quiero ¿Verdad? ¡Porque te quiero!- pues normal que te dé por abrazar a tu primo. En ese momento es cuando una piensa -¿Este me quiere? ¿Y por qué?- y cuando crees que no te puedes sentir más estúpida ahí estás, haciendo el imbécil contigo misma preguntándote por qué un primo te dice eso. Te emociona tanto… Tanto, que alguien te diga eso… que no sabes ni como alguien te puede seguir queriendo siendo más fría que la madre que te parió (y no quiero meter a mi madre, que por madre que sea, no deja de ser una persona maravillosa y a quien le debo mi MARAVILLOSA existencia). Se acabó el silencio. Estoy tan nerviosa que no puedo para de tocarme la cara, que cada día tengo peor (para más inri). Qué triste es tener siempre historias tristes por contar. No tener gracia ninguna. Que nadie te tenga un ápice de cariño. Que tu tacto sea tan corrosivo que contamines el alma de las personas. Que ya no quieras ni querer a tu cuerpo, ni cuidarlo, y solo te apetezca que te de tanto el sol en la cara que te queme y evapore la poca horchata que tienes en las venas. Quieres cantar y no puedes ni abrir la boca. Quieres decir tantas cosas que no puedes ni vomitar. Ni creer, joder, ¡no puedes ni soñar! Son casi las cuatro de la mañana y no puedes ni dormir. Y para qué… Si eres tan inútil que ¿Para qué te vas a levantar?. Escuchas a tu padre, decirte lo buena que eres. A tu tía abuela mirándote con una ternura que no te mereces, a tu tío mirándote con compasión, a tu prima mirándote con tristeza. Y les quieres tanto, les amas tantísimo, que no puedes expresarlo de ninguna manera. Solo te salen unas cuantas lágrimas que no se corresponden con ningún amor, sino con el odio que te tienes por no poder hacer las cosas cuando tocan. ¿Y mi libertad? ¿Y mi aire? Pido tanto espacio que me estoy muriendo en mi propia soledad. Craso error el mío. El tuyo cabrón. El tuyo también, que me has hecho ser así. Joder. Que me has dejado cambiar de esta manera… Habíarecuperado mi fuerza, mi espíritu. Y ahora no recibo noticias de ellos ni recordando cuando los tenía contigo, o pensando en si ya me los habías arrancado. JODER. En realidad fui yo. ¡La suerte fue mía! Dejé que me lo quitasen todo. Y yo soy la culpable. No tengo miedo de decirlo. Mi corazón es de hielo. mi composición en cien por cien nicotina, y siento que cada vez estoy más “made in China” para dejar a entrever esa palabra, eterna enemiga. Yo no miento a nadie. Solo a mi misma. Eso es lo más doloroso. Igual mi falta de inspiración se debe a esta sobredosis de calidez que hace que mis piernas tiemblen cada vez que topo a solas con ella. Creo que la próxima vez que me digan -Sabes que te quiero ¿Verdad?- contestaré -Bésame si quieres, pero no me acuses si desapareces-.

Esta entrada fue publicada el octubre 23, 2010 a las 3:28 pm. Se guardó como INSPIRATIONS y etiquetado como . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: