Mi Oscura Senda y YO

 

Ayer un gran compañero, lejano amigo y excelente –si digo excelente, es e-x-c-e-l-e-n-t-e – amante musical me propuso lo siguiente:
<<Inés, yo también escribo… Te importaría publicarme un escrito en tu blog?>> Evidentemente para una persona como él no cabe duda. Todos merecemos ser escuchados. Todos tenemos el derecho a ser escuchados. Todos tenemos el deber de escuchar a quienes queremos, quienes amamos. Este escrito, que emociona tan solo por pertenecer a nuestra especie –aunque tengo serias dudas sobre si mi gato, Nero, incluso se emocionaría con él- refleja la perpetua opresión social a la que todos estamos expuestos. Algunos más preparados que otros, tal vez otros la toleren más que esos unos, o esos unos simplemente quieran romper las pelotas y no adaptarse. Pero eso sí, es espacio y la tierra no es de nadie y es de todos, aun así anhelamos libertad.

Este muy preciado amigo mío –creo que me he enamorado más aun de ti al ver tu masculinidad traducida a palabras legibles por una mujer como yo- anhela su destino en su condición de pérdida. Momento en el que muchos nos hemos encontrado o nos encontramos –y si no es así, el que quede suelto no te preocupes ¡Que te lo encontrarás!- Te regalo un trozo más de mi sendero marinero, no te canses que en el mundo aún queda tierra por vivero, y a ti… Fiel compañero, muchísimos días y segundos por vivir. (Te quiere, Inés)

Mi oscura senda y yo

 

Un hombre extraño. Sí, definitivamente eso es lo que soy. Un extraño ser incapaz de afrontar la realidad tal y como nos la venden, que crea su propio mundo a partir de no tan lejanas esperanzas de disfrutar de un par de cervezas con un par de amigos, con la tranquilidad de que este mundo que se sostiene por alambres no se desmorone en cualquier momento y mi difuminada vida se hunda hasta las profundidades del más oscuro de los océanos. Extraño por mentirme, por no ceñirme a la avaricia de la cruel realidad que me engulle y hace pensar a cualquier hipócrita que la felicidad reside en un puñado de hojas de papel con números.

¿Y qué puedo cambiar yo? ¡Un hombre que ni siquiera sabe a donde le conduce esta oscura senda! ¡Qué regala su confianza a cualquiera que finja escucharlo y le brinde la oportunidad de detonar esta bomba que oprime mis arterias y llena mis pulmones de falso placer! Que, tarde o temprano, acabarán con el poco espíritu que pierdo en cada suspiro.

Hace tiempo que dejé de creer en las personas, pues cada día me doy mas cuenta de que ¡cada día quedan menos! y a la contra hay más gente que emerge de las mentiras de algún partido político, religión o raza, y se abalanzan en masa por las calles de grises ciudades que dicen estar llenas de vida, ¡creyendo que son especiales por sus apariencias! o ¡por unos pensamientos que ni siquiera son suyos! y los tragan, convencidos de que es la mejor opción para ellos. Se la embaucan unos a otros, y crean y crían a multitudes enteras llevándose a cambio la satisfacción de que es ese el camino a seguir; esa senda que para mí es tan controvertida y precipitada, para ellos es un paseo gracias a la inspiración de algún genio.

Quizá esto que digo ni siquiera lo hubiera notado si no me hubiera sumergido en la más agresiva de las mareas, ¡y hubiera preferido la comodidad que ofrece la posibilidad de que otro piense por mí! ¡Quitándome así las grandes preocupaciones que conciernen a este mundo de orden, disciplina, falso respeto y bolsillos rebosantes de billetes en algunos! y vacíos en otros…

Un hombre extraño, quizá, pero un hombre que aún cuando esta parábola sacia mi ira y todas mis esperanzas se ven en el filo del precipicio al que te empuja esta vida, es capaz de rehacerse de sus propias cenizas, levantar cabeza y volver a andar por esa oscura senda. ¡Quizá no sabré hasta donde me lleva! pero tengo la fortuna de saber que soy yo el que dibuja cada milímetro de ella.

 

Esta entrada fue publicada el octubre 28, 2010 a las 10:55 am. Se guardó como PEOPLE, POSTS y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: