MACROTENDENCIAS AMOROSAS

De repente hoy se me ha quedado el pie atascado en el barro –metafóricamente hablando, claro- en cuanto he oído hablar a una pareja gay sobre la fidelidad en el autobús. No paraban de discutir sobre si uno se había visto con fulanito y el otro con menganito. Después de liarla bien parda, empezaron con las permisividades – ¡Sí! ¡Las permisividades! Ese punto en la discusión en que miras a la persona que amas y dices << ¡Ay! ¡¿Pero cómo puedo estar siendo tan mala malota con él?!… ¡Va! ven aquí… ¡Tonto!>> Y entonces le permites que se ponga incluso tu ropa interior si le da la gana-. Llegados a ese punto, el uno y el otro acuerdan que se pueden acostar con otras personas siempre que permanezcan fieles e indestructibles a su amor – ¡permítanme que me ría! muy a gusto, por cierto-.  Después del bus tenía que coger el metro, línea verde en la Pza. Mª Cristina –en tiempos de crisis omito la opción de vehículo propio, y por omitir, omito la falta de liquidez para el 6 en 1 y el engrase de la vieja bici- allí me encontraría con otra conversación, que duraría los quince minutos de trayecto hasta la parada Liceo. Nada, parece que celebrando el día del orgullo gay, dos lesbianas explicando sus experiencias de la noche anterior en Aire -una conocida discoteca de ambiente en la ciudad-. Lo cierto es que parecer, parecían pareja, pero desde luego, yo me hubiese pillado de los pelos con mi novia si me explica qué estuvo picoteando y a quién la noche anterior cuando yo no estaba delante ¡Y con esa parsimonia con la que hablaban! ¡Y dándose besitos mientras! No, no y no. Un rotundo y firme ¡No! –pensaba yo, claro, ellas parecían muy a gusto con el discursito mutuo-. Cuando ya me había hecho, cocido y enriquecido mis teorías sobre que igual no sonaba tan a tópico eso de la promiscuidad homosexual, decidí hacer una parada en el Dunkin Donnuts de La Boquería para comprarme una Coca-Cola Light del tamaño más grande que hubiese –me había dejado un poco apoyardá esa conversación-.Había muchísima cola así que, para variar, me paré a escuchar qué me rodeaba en aquel guiri spot barcelonés. ¡No podía ser! ¡Otra pareja! Esta vez heterosexuales… Estaba segura de que la cosa cambiaría y así poder fortalecer mi teoría. Resulta que Trini –la chica- y Luis –el chico- estaban juntos desde los catorce años –si me salieron bien los cálculos tendrían unos diez y seis-. Luis no encontró mejor lugar que la cola del Dunkin Donnuts para contarle a Trini que le había sido infiel –si es que la dichosa palabrita sigue existiendo según la RAE o ha pasado ya a la enciclopedia histórica- con una tal Rosalinda que era amiga de la chica. Trini –como cualquier mujer en su sano juicio y situación- decidió montarle un pequeño sarao a Luis, que si cómo se atrevía, que si Rosalinda era su amiga, que si cómo se tomaría él que ella se liase con Antonio –al parecer según mis deducciones, el mejor amigo del culpable- y un largo etc. Al parecer a Luis esta última pregunta le había afectado algo por lo que empezó a tirar platos contra Trini hasta que ella confesó que se había acostado con el tal Antonio –va a ser que Luis no era tan culpable… ¡Cómo está el paño!- y no solo una vez. Sinceramente, yo estaba deseando que llegase el final, que se dejasen, ofendidos, porque se habían sido in fieles y no tenía sentido que siguiesen estando juntos si necesitaban mantener relaciones sexuales con otros –y además, solo me faltaban dos turnos para coger mi Coca-Cola así que, las buenas cosas, si breves ¡dos veces buenas!- ¡Pues resulta que no! ¡Resulta que los mocosos se ponen a llorar rodeados de guiris y a abrazarse! –poca broma… ¡que la gente casi les aplaude! Como no entendían de la misa la mitad, pues solo veían el dramón- El tema acabó en repetidos besos de tornillo y bastantes << ¡te quiero, churri!>> seguidos. Ya tenía mi Cola en mano y la teoría sobre la promiscuidad homosexual desmoronada por completo. Mi cabeza empezó a obsesionarse un poco con el tema.

Yo esperaba a mi rollete –que me gustaba bastante como para compartirlo con nadie- en Las Ramblas con mi Light, y empezaba a ver pajaritos en las paradas que se picoteaban entre ellos, perros que aun yendo con su pareja olían a otras perras, tíos que aun yendo con su novia se giraban como por gravedad a mirar el culo de la primera que pasaba por delante, un grupo de hippies compuesto por hombres y mujeres que llevaban altas dosis de algún tóxico intravenosa que iban cogiditos todos con todas, y todas con todos –tocándose de todo-. ¡Podréis entender que yo estaba horrorizada ante tal espectáculo! Y sobre todo imagino –y espero- que podréis haceros la idea de la cara con la que pude mirar a mi chico cuando vino e intentó quitarme la pajita de la boca para darme un beso – ¡Ingenuo! Después de todo aquello ¡¿Yo que sabía con quién había estado él antes?!  ¿En una reunión con sus amigos de su círculo profesional? ¿O en una orgía previamente planeada vía Facebook?-.

Mira que yo procuro seguir las tendencias, ser una free lance cool-hunter, ir al día en cine, literatura y arte en general, pero estas macro-tendencias amorosas son cosas que no entenderé –creo- que nunca. Llámenme retrógrada si quieren, pero yo, a pesar de que el amor romántico tenga doscientos años y ya no esté de moda, ¡me acojo a lo vintage! ¡a los hombres que te traen flores! ¡Y a esos que te abrazan todas las noches como si fuesen tu koala de peluche y tú su eucaliptus preferido!

Esta entrada fue publicada el noviembre 7, 2010 a las 6:25 am. Se guardó como INSPIRATIONS, TRENDS y etiquetado como , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “MACROTENDENCIAS AMOROSAS

  1. Macrotendencias amorosas , interesante y divertida exposición!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: