La Tendencia Mecánica

“¿Por qué ahora todas las revistas son como Vice? ¡Yo no quiero ver a tías con cabezas de oso, tíos con orejas de conejo, o modelos vomitando! Siempre es lo mismo: La Tendencia Barcelona”

Anónimo. En algún lugar de Barcelona. Un día de noviembre de algún año en el tiempo

Hoy –y hoy en concreto- escribo cabreada. Muy cabreada. De todos modos y para no faltar el respeto a mi fuerte y pulcra educación –que no se casi si es mejor pasármela por el forro de las…- intentaré mantener la calma.

Yo me pregunto en qué coño estaría pensando Stanley Kubrick al escribir La Naranja Mecánica –no menciono a Lars Von Trier porque, seamos sinceros, estaría exagerando-. ¿Qué tendría ese hombre en su cabeza? ¡Si es que encima tenía toda la razón del mundo el jodío! Pero que ¡Vamos! ¡Ni la mismita –y ojo con el figurín al que digno mención- Aramis Fuster podría haberlo hecho mejor! –y mira que esta mujer tiene todos los superlativos junto, para la adivinación y el estilismo por igual-.

Ese loco –porque lo era…- que imaginó una sociedad bruta ¡Pues que no estaba tan loco! No quiero decir con esto que todo el mundo salga a la calle con los calzoncillos superpuestos al pantalón y sombreritos champiñón –cosa de la que discrepo y todo… ¡Tal y como están las cosas!- pero esa violencia, suciedad, esos hurtos y sexo for free… ¿¡Me vais a decir que no está de moda!? No, no lo está. ¡Está de modísima! La pregunta viene cuando una se pregunta si realmente se saca algo a cambio o qué diablos es lo que nos ha inducido a este caos –jodidamente- generalizado. Ni guerras, ni exterminios, ni guetos forzados, apenas hay prohibiciones y la imposición de la ley es rozando a lo nimio. ¿Cuál es el problema entonces? Pues, ni más ni menos, ser destroyer es cool. Admitamos –al menos- que lo hardcore ¡Mola! y que vuelve la filosofía Boy Toy. De hecho es fácil. Las Play’s son aburridas, ahora se lleva quemar a vagabundos en cajeros por la zona alta –Sí, sí… Casi la nueva versión de Mattel Barbie vagabunda:  San Juan’s day special edition– o robar dinero a los viejetes que acaban de salir de cobrar el dineral de su jubilación y van dando saltitos celebrando –nunca mejor dicho- que no tienen donde caerse muertos –muy a lo Luv Deluxe de los Cinamon Cassers, o muy al jueguito de mesa Cluedo de MB-. ¡Ah! Y también sigue pisando fuerte la abominable tendencia de matar a la compañerita de clase que ha colgado una foto con ese fulanito –que no la quiere ni ver, por si no queda demasiado claro- dándose un beso y él tiene novia. Realmente no hay más excusa para todo esto que la exhaustiva afición.

Al tiempo que se desgarra el respeto se ha desgarrado la moda, esa que, como tal imparte clases magistrales sobre lo que es o no correcto. Necesaria en la cólera y tardía en tiempos de abundancia. No vivimos reprimidos, sino que estamos ¡tan cansados! Que nos inventamos cualquier cosa para estarlo. Jugamos a ser fuertes, a controlar lo humanamente pornográfico. ¿Es igual de divertido cuando el dichoso jueguecito implica una degradación total, o casi? Si es que la vida es un juego del que la violencia son las reglas. ¡Y de todo esto, la culpa la tendrá Kubrick!

Esta entrada fue publicada el noviembre 25, 2010 a las 3:02 pm. Se guardó como INSPIRATIONS, PEOPLE, TRENDS y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: