Yonquis de la Moda

Es increíble cómo afecta el sentimiento. Sí… ¡El maldito sentimiento! De repente vuelven las conversaciones con Dios –más conocido como… iba a decir mi ex, pero no sé ya ni cómo llamarlo-. Enchufo el Spotify, Swing Unlimited, y me enciendo un cigarro –más otro-. Pienso. Sí, eso creo. Pienso y analizo el fin de semana. Desde la exposición de Raquel Reina hasta el Retorno del… Rey, pasando por esa gama pletórica de colores en los que

Amanda Lepore "Breast Feeding" by David LaChapelle

Amanda Lepore "Breast Feeding" by David LaChapelle

abunda el gris. <<Welcome to the Fashion Paradise >> dirían muchos, pero yo en estas horas de lunes contagioso de domingo –tres menos diez de la madrugada- decido entristecerme por todos aquellos creyentes cegados por las luces del centro. Y es que ahora mismo escucho The Andrew’s Sisters por que Bebo, El Cigala y su La Bien Pagá no pega demasiado con el ambient –se ruega enviar un correo electrónico a NU·NAME aquel que sepa de algún bien pagao en la fashion industry que no sea Elsaz, Ford, Lagerfeld, grandes redactores variopintos o cool hunters de sesenta de los grandes por informe-. Este fin de semana me ha hecho reflexionar sobre el principio de mis posts. Y es que nunca había tenido más ganas de empezar con algo parecido a lo que podría decir la Lomana en la Inauguración de un nuevo Burguer King en Pedralbes: Es todo tan fabuloso –con énfasis en el tan- taahn fabuloso. De hecho tengo tantas ganas, que me duelen. Que se me quitan.

La mentira en este ámbito es algo peligroso, roza a la ilusión y, la ilusión, roza a creernos esa imagen. Es tan peligrosa como ambigua. Como común o sobreentendida. Es habitual. Hoy conversaba sobre un happening en el que me estoy dejando la piel organizando –y aquellos que seguís NU·NAME habréis oído hablar de él- y el dinero que debería recibir por organizar una exposición y fomentar una caja de aproximadamente seiscientos euros en un local que apenas debe llegar a los  doscientos un día de semana. Mientras discutía, se me

Amanda Lepore "Mirror Image"  by  David LaChapelle

Amanda Lepore "Mirror Image" by David LaChapelle

pasaban bastantes caras por la cabeza, bastantes fotos, bastantes revistas, bastantes letras, bastantes gastos  y, de todo esto… Bastantes cifras. Me daba igual mi evento, me daba igual NU·NAME. Pensaba no solo en el fin de semana sino en toda la cortísima trayectoria que llevo y la larga lista de espera de trabajadores que fingen serlo por formar parte de una ilusión más potente del cine: La Moda. Pensaba en conversaciones. En sesiones de maquillaje de doce horas para revistas de muy alto calibre –y cuando digo muy alto calibre es Vogue mínimo- que son remuneradas con sesenta euros. Sesiones fotográficas gratuitas, estilismos por la cara o artículos a cambio de una fama perecedera e inexistente. Puede que pensase demasiado. Pero pensaba, sí. Y seguía pensando. Pensaba en fiestas guays donde todo el mundo debe suponerse guay y con una ropa, un estilo y una actitud a la altura de los otros guays. Pensaba en un ambiente tan interesante de recoger en letras. Tan interesante de manifestar y tan delicado para manifestarse en contra. Pensaba en un mundo totalmente al revés de los derechos humanos. Un mundo en retroceso. Y, para más inri, este compañero con el que discutía sobre mis derechos monetarios, me hablaba de moral. Moral ¡sí! Nada más y nada menos que moral. << ¡Já!>> Hablar de moral u ética en la moda es… No sé… ¿Cómo hablar de consciencia en cualquier tipo de acto corrupto?

Detrás de cada página de la que se nutre el espectador de a pie se encuentra un grupo de currantes que se someten a C&A para poder vestir a modelos de McQueen. O que trabajan durante la tarde noche en un hipermercado de moda para poder tener su dosis de buena mañana en un shooting de intercambio. Gente que come mal para montar el numerito en un showroom con alguna gitana disfrazada de pija ultracool que grita << ¡O sea, que me lo quitan de las manos chicos!>>. Gente que no tiene otro deseo que seguir con su inquietud pensando que llegará a alguna parte con su perseverancia y en realidad es tratada como títere y luego sentirse –como diría Amaya Montero- una muñeca de trapo. Y les da igual. Lo dan todo. La cuestión es… ¿Qué dan luego por ellos? Las revistas de moda están fatal. No tienen presupuesto. Ni x ni y disponen de pasta para hacer buenas producciones de moda. Ni z, ni periquita, ni Menganita. ¡Nadie! Nos han cerrado el grifo pero nos

Amanda Lepore "Addicted to Diamonds" by  David LaChapelle

Amanda Lepore "Addicted to Diamonds" by David LaChapelle

empeñamos a mamar de la boquilla. Lo peor es que, como buenos adictos, seguimos ahí, al pie del cañón, dejando que nos chupen la sangre a cambio de un ejemplar por correo. Un ejemplar por correo que alimenta la ilusión de que algo está pasando cuando no está pasando nada. Pero ¡Ojo! Que eso no quita que no nos quejemos –porque si algo hacemos bien, es quejarnos-. Nos quejamos en silencio, a hurtadillas. Con cuidado de que ni el cura del confesionario o, adaptándonos a los tiempos que corren, Mercedes Milá en Gran Hermano  nos escuchen.

Y bien…  ¿A dónde estamos llegando? O, ya puestos y dado que la sociedad torna cada vez más individualista e inhumana, ¿A dónde queremos llegar? Yo, al menos desde fuera, lo único que veo es un rebaño que sigue a los cuatro payeses que se nutren de su fresca lechecita de cabra pastoril. Y si la cabra de repente le dice << ¡Eh! ¡Alto! ¿Tú que me das a cambio de mi fresca y novedosa leche, consecuencia de pastar en los mejores prados?>> el pastor le contesta <<Pues que te voy a dar ¡Un masaje pectoral! Muahaha>> ¡Y ala! ¡Se queda tan ancho! Pero es que no hay otra que aceptar el masajito. No hay otra que tener que comprar una dosis y que se aprovechen de tu adicción. Estás tan jodidamente enganchado que la metadona te sabe a nicotina. Y si realmente te quieres desenganchar, no puedes ir a la clínica de la Lohan o la Spears –aunque vistos están los resultados…- ¿Por qué? Pues porque precisamente no te la vas a pagar con el dinero que hayas ganado en la industria. ¿Por qué? Porque por muy bueno que seas en ella, no te van a pagar un puto duro. O, al menos, esos euros que te mereces proporcionales al currazo que has hecho. ¿Por qué? Porque aquí no vale la moral. Ni la consciencia, y –tristemente- a penas la lógica. ¿Qué pasa? Que nos gusta. ¡No lo podemos evitar! Y es que somos unos quinquis de lo fashion en constante trapicheo a cambio de una sensación de poder efímera que nos ilusiona y alimenta la creencia de que un día seremos artistas cuando realmente lo somos, solo que no nos pagan justamente para poder vivir de ello. Semos unos yonquis de la moda. ¿No?

Esta entrada fue publicada el marzo 2, 2011 a las 2:21 pm. Se guardó como ABOUT, INSPIRATIONS, PEOPLE, POSTS y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

4 pensamientos en “Yonquis de la Moda

  1. llevo algunos añitos dedicada a la moda y te plantaria un beso bieeeeeeennn grande. Alargando el bien, como la Lomana y tu diriais ;-p Efectivamente somos yonkis de la moda, se nos olvida que es un trabajo, que existe un negocio y que mucha gente come de esto (o lo intenta) y nos dejamos pisotear, por vocacion y por que nos duele pero nos gusta. Pero no es todo oro lo que reluce…y no solo de las pasarelas vive el hombre. Vamos que poquito a poco gente que intenta que las cosas sean distintas va ganando terreno. Un beso muy grande, gran blog y mejor post!!!
    PECATA MINUTA
    http://www.pecataminuta01.blogspot.com

  2. Aquí voy por segunda vez:
    Hace unos añitos que me dedico a la moda y después de leer el post te daría un beso bieeeeennn grande, alargando mucho el bien como la Lomana y tu sabéis;-p
    Esto es un negocio del que come mucha gente (o lo intenta) y eso se olvida. Desde las escuelas de moda, que no preparan a profesionales si no a amantes del lujo, los flashes y las marcas… hasta el mundillo de la moda en el q siempre se mueven los mismos nombres. Algunos por merito propio y otros (la mayoría) xq siempre han estado ahí. Lo malo es que juegan con nuestra vocación, con que vivimos lo que hacemos. Pero poco a poco se esta creando un movimiento diferente, hay gente que esta haciendo las cosas muuuy bien. ¡¡¡Genial blog y mejor post!!! ¡¡¡Enhorabuena!!!

  3. Three Tendences project en dijo:

    “alimenta la creencia de que un día seremos artistas cuando realmente lo somos, solo que no nos pagan justamente para poder vivir de ello. Semos unos yonquis de la moda.” FABULOSO

  4. julian en dijo:

    Como diria un amigo mio :”Bienvenida al mundo!” ahora ya sabes dónde estas…si todo fuese fácil todos estarian ahi .Ya sabes q me encanta tu forma de narrar pero no he sentido esa descarada ironia anterior q nos hace sonreir…q no te la quite nadie!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: