Paseos de… ¿Gracia?

¡Ala! Un día llegas… Y recuperas la ilusión. Indiferentemente de los sucesos… De los terremotos, de los desengaños, de las tragedias… De todo. ¡Já! Hablé hará una semana de yonquis ¿Verdad? Bien, ayer la yonqui era yo. La yonqui del tiempo, la worcahólica y la adicta. La humana, la cariñosa… El todo. Y es que a pesar de levantarte tarde cuando tienes un shooting en media hora, a pesar de llevar un día completo en el que mínimo te citas con ocho personas seguidas non stop; le sumas las caras del metro las lágrimas de los días grises, y las sonrisas de las abuelas a la hora del chocolate en el Forn de la Mistral –porque suman esas expresiones que seguidamente olvidamos en nuestro ombligo-. A pesar de todo, puedes sonreír.

Paseo con Gracia - ilustración Clara Bonet

Paseo con Gracia - ilustración Clara Bonet

Ayer el shooting con Raquel Reina, Aizea Villarreal, Laura Sans y Noelia Peso fue una gozada aliñada de café olé,  nicotina y ese rajolí tan característico que no puede faltar nunca en mis citas: sinceridad. Por un momento pensé que NU·NAME se hace mayor y yo con él. Por un momento pensé que me hacía grande. Por un momento sentí que se engrandecía el alma y que algo superfluo tomaba un significado más allá de las palabras. El concepto y la emoción como anotaciones primarias del día; la sorpresa como acompañamiento del primero y la tranquilidad como carajillo consecuencia del segundo en Il Pomo D’Oro con Xavier de Arriazu y la entrega inesperada de Alejandro Brito. <<El mundo es miseria Inés>> me repetía Arriazu. Qué pesado, ¡joder! Ya me estaba dando cuerda otra vez, ya me estaba haciendo pensar.

La miseria es sabida, es mirada. Siempre desde fuera, claro está. La miseria no ausenta. Vale… ¿Y qué? Sé que no es plan ponerse a bailar al son de las mama chicho, pero ¿Acaso es una solución contagiarse de la miseria que nos rodea en esta ciudad de algún pseudo Dios que seguro que tiene nombre de inversor u economista? Hay que sonreír. Reírse de ello. ¿Qué más da? ¡Ya hay suficiente miseria! No te quejes más y recupera las viejas costumbres… ¡Sonríe! Ves por la calle y contagia bienestar, aunque no lo sientas… Sé asertivo… ¿Cuántos hemos hecho la prueba? Vamos… ¡No os cortéis! Estoy segura de que muchos de vosotros se ha sentido mucho mejor bajando por Paseo de Gracia arrastrando el séquito de bolsas de Gratacós –por si… acaso-, Gucci –porque nunca está de más-, Vuitton –por la gracia del logo-, Chanel –porque ese blazer no te lo podías perder-, Armani –porque comías con la empresa-, Valentino –porque tenías un cocktail importante-, Hermès –te apetecía un pañuelo de seda-, Carolina Herrera – te ibas con tus hermanas y no querías destacar demasiado-, Santa Eulalia –necesitabas unos Miu Miu– y finalmente Loewe –necesitabas ese rosa chicle y la nueva versión Amazona-.  Vamos, que quién no ha sentido ese poder en una calle hormiguero de semiglamour inditexriano mal salpicado de lujo made in Vogue Spain. Y es que ¡sí, chicos! Semoh unos pretenciosoh der barrio. De una ciudad afamada por lo que no debería estarlo. Total ¿Pa’ qué? Los que estamos detrás de todo esto constamos como constructores de sueños vacíos y, posiblemente, frágiles –al menos en mayoría-.

Brillante - Ilustración por Clara Bonet

Brillante - Ilustración por Clara Bonet

¡Joder! ¿Porqué Epi, Blas, Coco u Espinete me avisaron de todo este percal? Realmente lo que vemos tras el escaparate… No es moda, es estatus. No es Marca, es estatus, no es Ropa, es clase social. Y esto… Pasa desde que algún listillo neandertal dijo <<Nah, nah, nah… Este cuchillo rudimentario hecho de piedra –o como se llame…- es mío ¡Búscate la vida pa’ cortarle la piel a la cabrica esa! Y sí amigos míos… ¡Esos son los orígenes del lujo! Las primeras Lomana, los primeros Abascal… Ni se depilaban… Pero estaban perfectamente capacitados para decir <<Diamonds are a girl best friends>> -estirándose del bigotillo sexy y remangándose la piel de baca por los brazos-. Así fuimos avanzando hasta ahora. Invadidos de precios zeppelín y costuras Made in China. Caminando hacia la apariencia cada segundo un poco más rápido. ¡Nada más lejos del amor al arte! Porque las romanas o milanesas tienen amor al arte –ya me diréis si no es un acto de amor casarse con tus Miu Miu para ir a comprar el pan o embadurnarse de Sisley pour le corps para ir al GYM-. No hay sueños, no hay metas, no hay bellezas inalcanzables, no hay modas. Solo estados de ánimo. Donde el estado es la tendencia, y el ánimo la capacidad de amar.

 

Esta entrada fue publicada el marzo 17, 2011 a las 10:22 pm. Se guardó como ABOUT, INSPIRATIONS, POSTS y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: