La Ciudad Sin Vistas

¿Qué sería de una ciudad sin vistas? Nada. Me juego mis dedos –aunque no me sobre ninguno- a que para nadie Nueva York sería Nueva York si no tuviera su skyline. Tampoco París lo sería sin sus azoteas y sus gatos al anochecer; ni Londres con su Big Ben tocando las doce. De todos modos, estas ciudades tienen sus propios inquilinos, para los cuales, no existe –al menos del todo- un skyline, sino una realidad; un submundo que solo viven los de dentro sin contar con la imagen que se quiere dar al resto. Un modus vivendi que no se entiende si se es ajeno o nadie encuentra necesario si lo desconoce. Entonces ¿Qué pasa con Barcelona? ¿Dónde puedo encontrar esa margarita que deshojar para decidir si estoy o no enamorada de ella, su skyline y su modus vivendi?

En un barrio… ¡Claro! ¿Cómo no había caído antes? Lo que sientes más lejos, es lo que suele estar más cerca. Toros, amigos, íconos, sueños, lluvia, un <<café con leche corto de café con cuatro sacarinas en un vaso con hielo>> -a poder ser pedido sin apenas respirar- y tu portátil. No quiero estar a solas con mi ciudad. Quiero sentir que es la ciudad de todos y que todos me expliquen qué es para ellos. Decir que es una urbe sin límites sería quemar la frasecita; sobre todo teniendo en cuenta que, los límites, muchas veces, se encuentran en nosotros mismos. En la lejanía de nuestras pasiones y la distancia que ponemos entre nuestras venas y las neuronas de nuestro corazón.

Muchas veces, en el centro, miras de una manera. Otras, en una habitación, de una forma distinta; Más pura, más auténtica. En fin, más tuya. ¿Cuánto tiempo hacía que no veía a través de un zapato y lo que se esconde tras él? ¿Cuántas veces hemos juzgado un miedo sin intentar entender de dónde viene?  No me lo esperaba, no. Salir, con una amiga espectacular y un amigo por el que apuesto –y de ninguno de los dos diré el nombre; no acaba de quedarme claro si me sale a cuenta quedarme sin cabeza -.

Ni zona exclusiva. Ni fiesta de moda. Ni vestirnos con los mejores trapos. Ni polladas variopintas. Apostar por los de cocina y no tener miedo a limpiarlos fuera o dentro de casa. Fuimos auténticos y entendimos, por un momento, quiénes éramos mediante el entendimiento de cómo eran los demás.

En la sístole del Gayxample se nos abren las puertas del Museum, un local de ambiente dónde las crudezas humanas se muestran sin Avecrem  y la naturaleza es tan simple que hace que me plantee que incluso mama tierra se tejió sola vía sistema democrático. Una sola oda: La Libertad. La libertad que nace del miedo y las ganas que surgen al no poder romper las reglas.

Por un momento me siento en un club de sordomudos en el que yo no soy nadie más que una voyeur. Nadie me presta atención aunque lleve un body más encorsetado que los que retrataba Avedón y más transparente que el agua de los peces en el río; Aunque lleve un sombrero dando el cante y los labios más rojos que las rosas transgénicas de los paquis en Sant Jordi, nadie me da ni puta bola. Al  final, tomamos una posición de control: fuera de la pista de baile. Pero claro, dado mi situación me pregunto ¿Cómo coño pillas el control en un bar dónde –evidentemente- no controlas una mierda? Para mi amigo era muy fácil <<La única forma de controlar aquí es pegando tu culo a la pared>>. Al fin y al cabo, uno no solo es dueño de su sexo, sino de su respectiva exclusividad.

Yo que pensaba que de los únicos bilingüismos que existían en la ciudad eran los del Catalán y el Español, resulta que no.  El tema está mucho más internacionalizado; el lenguaje gay es alucinante, al menos para los espectadores. Lo más fuerte es que, cuando te lo explican, cuando lo vives, cuando te pones en la carne de la acera sensible, te das cuenta de que no es un lenguaje homosexual. Si no un lenguaje sin más misterio que el que percibes si le pones atención en vez de diferencia. ¿Por qué todo me convence siempre de lo mismo? Lo que hace que una ciudad lo sea, no son sus vistas, sino las experiencias que no te proporciona un Calle 20 o, para entendernos: los que fragmentan las luces de las grandes avenidas.

 

Esta entrada fue publicada el septiembre 19, 2011 a las 9:32 am. Se guardó como ABOUT, ART, EVENTS, HOME, INSPIRATIONS, PEOPLE, POSTS, POSTS, TRENDS y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “La Ciudad Sin Vistas

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: