Tejidos Cardíacos

Te tiras sobre tus piernas… Piensas… De nuevo << ¿Dónde estarán las suyas?>> y te subes ahí; a tu cabeza. Siempre rondando alrededor de lo mismo: él. Sueñas por la mañana y sufres por las noches. Después te encuentras con el camino. Andas un rato sabiéndolo; sabiendo que en algún momento bifurcará. Sabiendo que la decisión solo la tomas tú y que el destino solo jugará sus fichas buenas en el momento en el que le sigas la corriente. Son cosas que sabes. Las sabes y punto.
Conoces cada andadura de su cuerpo y cada atadura de su mente. Puedes verlo venir más allá de los pasos que da su boca al repetir las mismas palabras: <<Se acabó>>. Tú ya, indiferente, le pegas una buena calada al cigarrillo mientras le calas a él. Cierras los ojos y le miras… Fijamente; esa mirada que solo puedes poner cuando estás segura de tí misma. Esa mirada que hace que retroceda en el tiempo, te mire y te vuelva a abrazar. Con ese abrazo vuelves a hacerlo y dices <<Se te pasará>>. Entonces te vuelve a mirar. Con esa ojeada un beso. Entonces todo vuelve a empezar.

Esta entrada fue publicada el febrero 1, 2012 a las 11:15 pm. Se guardó como TRENDS y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: