No son nervios… Son pocas cosas que decir

Hace unas semanas, un tío muy sabio, llamado Manuel, me dio la explicación más práctica para entender qué coño está pasando para que, en menos de lo que cantaría un mocoso en navidad,  aquellas luces que parecieron brillar, se apagasen de repente. <<A ver Inés, en el mundo solo hay unos pocos que manejan el dinero. El dinero que hay hoy, proporcionalmente, es el mismo que había antes. Simplemente, a esos pocos, les ha dado por cerrar el puño. La crisis es simplemente una guerra de confianzas; cuando eso vaya pasando, volverán a abrir el grifo>> dijo –o creo que fue algo así lo que dijo-.

En un ahora que viene siendo ya pasado, eso que antes maravillaba al mundo por representar algo más que una clase social, se cierra en banda a una visión simplista de un glamour abaratado. Mientras unos se hacen ricos vendiendo imagen, otros se empobrecen porque la gente –aunque les toque mucho los cojones admitirlo- ya no compra calidad.

Puede que alguien de los que pasan su dedo por este desértico blog ya se hayan  dado cuenta. Puede que muchos de los que solían leerme se hayan rendido en batalla y que otros, hayan pillado un coma simplemente por la pena que da mirar cualquier cosa que, dícese, llamarse tendencia.

Medio acabamos y medio empezamos la semana con una de las peores noticias –para aquellos que no solo nos gusta ver, sino leer, aprender y ser críticos-: la retirada de Lucio Chiné. La verdad, es que, para mí –y como opinión, no tiene porqué ser cierta- solo unos pocos tienen el don de la palabra en esto. Solo unos pocos pueden entender que el tiempo, con la que está cayendo, no está como para andarse por las ramas. Ese grupo de pocas personas que es casi obligatorio tener en Facebook para gozarte sus publicaciones mientras chafardeas el muro a la espera de que algo -al parecer, casi milagroso- suceda. Son ellos –el grupo, se entiende…- quienes te quitan, en cierto modo, la desnutrición cultural que llevamos intravenosa.

Entonces, aquí, habiéndome parado a mirar la nada –que siempre es algo que no quieres decir que estás mirando- me pregunto ¿Qué pasaría si un espejo pudiese reflejar los valores de cada persona en comparación con los de antaño? ¿Sería una sociedad de hombres elefante vestidos de Zara y con el título de estilista de la CCC? ¿Cómo avanzarán las cosas si, a estas alturas del curso, están ya como están?

Mira que yo llevo poco tiempo en esto –años a.NN- pero… ¡Joder! ¿Nadie que tenga un blog se pregunta porqué cojones empezó a escribirlo? ¿Nadie salvo Lucio se da cuenta de que escribir por escribir es igual de cutre que el sketch de <<Si no es por no ir, pero, ir por ir, es tontería>>? Sí estar a la moda significa estar al día en bitácoras que rozan al publireportaje…  El problema ya no solo es de liquidez en el bolsillo cuando los del puño estreñido suelten dedito… Sino de flacidez neuronal.

Esta entrada se publicó el febrero 28, 2012 en 5:31 pm y se archivó dentro de TRENDS. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “No son nervios… Son pocas cosas que decir

  1. Zumo en la Nevera en dijo:

    Genial post, Inés. Tu reflexión es totalmente extrapolable a otros campos. Creo que ahora nos toca a todos apretar el culo. Ya vendrán tiempos mejores, te lo prometo.
    x
    Óscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: