Las bragas se dejan por necesidad ¿O por vicio?

Vuelvo a escribir en mi casa. Una pasada, sí. La verdad, no tener internet durante tantísimos meses –cosa que la mayoría de vosotros, que contáis con Smartphone y tal, no podría concebir- me ha hecho aprender muchas cosas, pero bueno, que es un placer retomar mi mesa, mi luz, mi cenicero y mi ropa interior; cómo el personaje del que habla Elvira Lindo en esa novela. Me siento bien, aunque no del todo. Digamos que escribir, a solas, representa soledad. La soledad es –al menos para mí- el mayor de todos los miedos, sin embargo, después de ver determinadas cosas o hablar con determinada gente… Se coge a gusto.

<<Si no fuese por los celos, no habría estructura familiar>> dijo el sujeto equis con quien decidí ir al cine <<Pero supongo que todo es cuestión de probarlo; lo podríamos tomar como un ejercicio el no hacerle caso a los celos, total, solo es miedo al rechazo>>. ¿Sabéis la cara esa a la que llaman gota manga? Pues se me quedó, ahí, dentro del Ibiza, mientras mi pelo se zarandeaba para no ver del todo lo que estaba pasando o no acabar de escuchar lo que el polluelo estaba diciendo. A mí el me gustaba, pero, lógicamente, después de ver una película sobre el intercambio de parejas prolongado a la francesita, pues… No sé… Como que no me apetecía imaginarme junto a él y otros dos –cosa que de antemano sé que no pasará porque es ley de Murphy que no me correspondan-. Yo que sé, yo es que le dejo mis bragas a alguien por necesidad, no por vicio ¿Sabéis? Total, que no me corte un pelo en decirle <<¿Y no puede ser el respeto? ¿No se puede aprender a confiar en vez de a superar los celos? ¿No se puede cambiar el orden de las ideas?>>. No contestó. Se limitó a decirme en el portal de mi casa que no se podía parar –eso que viene siendo un <<bájate del puto coche, zorra>>- y lo pensé, sí. Bajé feliz, con mis tacones, mi pelo, mis vaqueros negros y rojos, mi camiseta de terciopelo verde, cuero negro y cadenas doradas; abrí mi Dolce, saqué las llaves y respiré. No había nada más que eso, que yo, y la necesidad de estar conmigo. La necesidad de ahuyentar ideas que no me encajaban en el puzle y la capacidad de, muy a mi pesar de que no encajen, intentar entenderlas. Yo soy la retrograda que se hubiese casado Imagea los veinte años y transformarme en una máquina de palomitas dónde el maíz es un zigoto.

Ahora, estoy sola. Subida de allí abajo, la calle, su coche. Montada en mi vida, al menos en mis sueños. Descubriendo que todo debe ser escuchado pero no necesariamente compartido, viendo que el único miedo no es el estar solo sino el que nadie te acompañe –comparta u entienda- tu modus vivendi. Distinguiendo el vicio y la necesidad, la vida y las ganas de vivir. Disfrutando cada calada del Chesterfield que me estoy fumando porque no hay –creo- absolutamente nada mejor que la dieta humana, que nutrirse de los demás y dejar que los demás se nutran de ti. Joder, es que si no hubiesen diferencias todo sería tan aburrido. No sé ¿Qué sería de los garrulos sin los quillos? ¿De los peperos sin los perroflautas? Pero hay una pregunta que me inquieta incluso más, dado que me fascina la falta de realidad con la que cuentan algunas personas que se las dan de modernuquis emocionales –que se ve que no todo radica en la moda ¡Ojo!-  ¿Qué sería del amor sin celos?

Esta entrada se publicó el julio 18, 2012 en 10:11 pm y se archivó dentro de TRENDS. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

3 pensamientos en “Las bragas se dejan por necesidad ¿O por vicio?

  1. David Kano en dijo:

    ole, Troyti.

  2. Hay películas que, vistas en el momento indicado y contra todo pronóstico, acaban convirtiéndose en caldo de cultivo (ya que la expresión está de moda) para nuestras propias reflexiones y posteriores conclusiones. Anoche vi Revolver , una cinta de Guy Ritchie sobre, en una primera lectura, gansters norteamericanos. En una segunda, sobre el daño que puede llegar a hacernos nuestro propio ego y la necesidad de controlarlo.

  3. Molas mucho tia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: