Cómo se llega a ser lo que se es

He visto el video, Sí. Me has parecido penosa
¿Penosa?
Sí, penosa.
¿Pero qué has visto del video?
Un enlace en tu muro con un logotipo y una serie de personas haciendo así como…
¿Me has visto a mí? ¡Tengo más videos! ¿Qué video has visto? ¿El que simula Jersey Shore?
Sí, ese
¿Sabes lo que es Jersey Shore?

¡Ah! Tenía la esperanza de que no supieses lo que era, pensaba que podía existir alguien que no lo supiera…
Yo lo sé todo
¿Entonces ves la tele?¿Qué ves?
Ahora no la veo tanto, la verdad…  Las noticias, 3/24. La bolsa. Ver lo que la gente apoya y lo que la gente menosprecia. La Coca-Cola… Las Autopistas… ¿No te parece importante tener autopistas? ¿Qué pasaría si no tuviésemos autopistas y tuviésemos…?
¿Coca Colas?

Me bajé del coche, dando los botecitos propios de cuando salgo del coche tras haber estado con un chico -algo que ya he comentado varias veces-. Me paré en el momento de abrir la puerta del portal, hacía calor, oía a los niños corretear por la calle siendo la una de la madrugada; definitivamente, quería una Coca-Cola. Fui a por ella.

Una light ¿tenéis? ¿O ya habéis cerrado caja?

Mi carita de pena habló por mí; necesitaba esa Coca-Cola. Me miró conociéndome, sabiendo que era habitual que me presentase a esa hora pidiendo algo que, posiblemente, no tenían o no les quedaba, la mujer buscaba y buscaba en la nevera. Empecé a sudar cuando me dijo que no les quedaba light de lata y pregunté por cero pero tampoco. La pedí de botella, me la abrió y pedí otra para mi madre. Las cogí, ambas abiertas y le pegué un trago a la cero mientras preparaban el cambio. Caminé con énfasis, subí espitosa las escaleras de mi casa, me miré con aquellas mallas del Retro City, la nadadora negra, el bolso rosa y dorado, las sandalias de purpurina de los chinos y esa jodidamente apetitosa Coca Cola. Mi mano se elevaba, como queriéndole dar paz a alguien, como queriendo que alguien me perdonase, como queriendo que estuviesen contentos conmigo. Que me sonriesen. Que me quisieran. Yo solo llevaba una Coca Cola… Una sonrisa, por un refresco. La felicidad en una marca y mi perdón con ella.

Esta entrada fue publicada el agosto 15, 2012 a las 11:30 pm. Se guardó como TRENDS y etiquetado como , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: